Los de Washington ganan el séptimo y decisivo juego frente a los Astros de Houston.

Por agencias

Los Nacionales remontaron el marcador adverso en el séptimo juego con sendos jonrones para terminar seis carreras a dos y vencer a los Astros y así ganar la Serie Mundial por primera vez en la historia de la franquicia.

Las claves de su victoria fueron que Howie Kendrick y Anthony Rendón dispararon sendos jonrones en el séptimo inning. La historia del séptimo y decisivo juego dio un giro de 180 grados cuando conectaron sendos bambinazos que colgaron tres carreras.

Este es el primer título de los Nacionales en 50 años de historia de la franquicia. Se convierten en el sexto equipo que llega al Clásico de Otoño como comodín y se lleva la corona junto a los Marlins (1997 y 2003), Angelinos (2002), Medias Rojas (2004), Cardenales (2011) y Gigantes (2014).

Tenían el título en casa

En el juego seis, el martes, los  Astros tenían todo para alzarse con el título en casa. Sin embargo, echaron a perder un partido que ganaban por 2-0 al sucumbir por 7-2. La serie se empató a tres juegos cada uno. 

Contra la corriente

Los de Washington remaron contra la corriente durante toda una campaña. El comienzo fue tan malo que puso en duda la continuidad del manager Dave Martínez, quien ahora es el segundo piloto boricua en ganar el Clásico de Otoño en forma consecutiva. Alex Cora se había coronado el año anterior con los Medias Rojas de Boston.

“Esos tipos, en los grandes momentos, nos dieron grandes victorias. Tienen la habilidad para hacer cosas grandes. Lo vieron esta noche”, dijo Martínez.

Dato

La única otra corona en Serie Mundial de un equipo de Washington sucedió en 1924 cuando los Senadores derrotaron a los Gigantes de Nueva York. La capital estadounidense ha visto dos clubes mudarse y pasó 33 años sin equipo.

La última vez que la Serie Mundial había llegado a la capital fue en 1933, cuando los Senadores, que después en 1972 se convirtieron en los Rangers de Texas, perdieron ante los Gigantes de Nueva York en cinco juegos.

Baby Shark

La celebración en Washington fue a lo grande. Cientos de fanáticos celebraron. Incluso fue una gran fiesta al aire libre cerca del estadio de los Nacionales.

Los fanáticos de los Nats hicieron su característico movimiento de aplausos "Baby Shark" antes del último out, lo que provocó gritos de alegría, abrazos y bailes.

Himno

La historia de la canción “Baby Shark” se debe al venezolano Gerardo Parra, quien comenzó a escuchar la canción infantil al momento de ir a batear, misma que era la favorita de sus hijos. Fue en mayo de este año.

Curiosamente, el primer día que escuchó esa canción, el venezolano conectó dos imparables que permitieron a Nationals llevarse la victoria. Desde ahí, el camino de Washington se transformó, la institución logró colarse a los Playoffs, donde ya nadie los paró hasta la Serie Mundial.

Parra, quien hizo famoso el “Baby Shark”, festejó precisamente como un tiburón después de conectar un imparable, algo que inspiró a los compañeros para imitarlo, y convertirlo como un símbolo de unión.