Redacción
Sobre el autor:

Por agencias

Autoridades compartieron videos y fotografías del asalto a Andrés Chan quien iba acompañado de su hijo y le dispararon en la cabeza durante un robo.

El migrante guatemalteco Andrés Chan fue asesinado “a sangre fría” cuando iba acompañado de su hijo. El crimen sucedió en durante un robo en Houston, Texas.

La División de Homicidios del Departamento de la Policía de Houston pidió ayuda a la comunidad para localizar un automóvil gris que fue utilizado durante el asalto.

Incluso, compartieron fotografías del caso que sorprendió a la comunidad.

Hay un retrato hablado del hombre que disparó sobre el inmigrante guatemalteco con la esperanza de que alguien en la comunidad hispana de Houston lo reconozca y lo denuncie revelando sus paradero e identidad.

El crimen

La tarde fría del martes 11 de enero pasado, Andrés Chan, de 61 años, caminaba rumbo a la tienda junto a su hijo Juan Chan, de 18.

Eran las 6:40 de la tarde. Ambos iban por la banqueta de la calle Fairdale Lane, en el suroeste de Houston.

En ese momento un auto Toyota Corolla plateado, con choques en la parte frontal, frenó junto a ellos.

Del vehículo salieron dos hombres hispanos, vestidos con “chamarras” con capucha de las conocidas en inglés como hoodies, y con pistolas les exigieron a los Chan que les entregaran sus pertenencias.

Recuerda los hechos

Los ladrones amenazaron a sus víctimas por la espalda, según narró el joven Chan a los detectives. Al padre e hijo los dos ladrones les quitaron sus teléfonos y billeteras.

Cuando los atracadores se hicieron con las pertenencias del padre e hijo el mayor de los Chan imploró que por favor por lo menos le dejaran quedarse al menos con una de sus credenciales porque la necesitaba.

Le dispara en el rostro

Uno de los ladrones le dijo que no y ahí en la calle frente a su hijo le disparo en la cabeza. Los dos hombres entonces corrieron al viejo auto plateado en el que llegaron y escaparon del lugar.

Juan Chan vio morir a su madre frente a sus ojos.

“Era humilde, trabajaba nomás, es todo… no se merecía eso… mi propósito era ayudarlo, lamentablemente le quitaron la vida”, dijo Juan Chan, hijo de la víctima, pidiendo ayuda para dar con los asesinos de su padre.

Trabajador

Andrés Chan era padre de familia. Había llegado a Houston procedente de Guatemala hacía apenas 8 años con el deseo de darle a sus seres queridos una vida mejor en su país de origen.

De acuerdo al HPD los hombres podrían ser responsables de otros crímenes en el suroeste de Houston y en donde se especializan en atacar a gente de la comunidad hispana que tiene miedo de presentar una denuncia.

Vivía en un apartamento junto con su hijo y se sabe que trabajaban en una pizzería. Además, le enviaba remesas a su esposa en la ciudad de Guatemala.