A pesar de la polémica generada por la supuesta anuencia del Gobierno de  Guatemala para el  ingreso de tropas estadounidenses a nuestro país, que divulgó el diario Washington Post, el convenio de cooperación firmado la semana pasada entre Guatemala y Estados Unidos, en ningún momento menciona que tropas estadounidenses se apostarían en nuestras fronteras para detener migrantes.

CentraNews tuvo acceso en exclusiva al documento firmado entre ambas naciones y el documento detalla que “los participantes tienen la intención de cooperar en asuntos relacionados con:

  1. Seguridad fronteriza, para reducir los flujos migratorios irregulares;
  2. Capacitación necesaria, para mejorar las investigaciones criminales;
  3. Acciones concretas necesarias para contrarrestar la trata de personas y el tráfico de personas; la prohibición del tráfico ilícito de drogas; comercio ilegal de armas de fuego, municiones y explosivos y flujos financieros ilícitos;
  4. Preparación necesaria, para mejorar la capacidad de identificar, gestionar y atender a migrantes irregulares. Con el fin de optimizar el propósito del Memorándum, los Participantes afirman que, de ser necesario, podrán invitar a instituciones o expertos, para que se incorporen a los grupos de trabajo a nivel técnico”.

Además se indica que “el propósito de este MOC (por sus siglas en inglés)  es facilitar el desarrollo y la implementación por parte de los Participantes de un Plan de Mitigación de la Migración Irregular, destinado a apoyar programas, iniciativas, mecanismos y medidas conjuntas y coordinadas en las que, cuentan con el principio fundamental de fortalecimiento de la seguridad, se busca mejorar la seguridad de las fronteras para reducir los flujos migratorios irregulares; llevar a cabo la capacitación necesaria para apoyar y mejorar las investigaciones criminales; acciones concretas para contrarrestar la trata de personas y el tráfico de personas; y la prohibición del tráfico ilícito de drogas; los preparativos necesarios para mejorar la capacidad de identificar, gestionar y atender a migrantes irregulares, así como para contrarrestar el comercio ilegal de armas de fuego, municiones y explosivos y flujos financieros ilícitos.

Este memorando de cooperación es un mecanismo bilateral destinado a proporcionar un marco para guiar, monitorear, promover y evaluar la identificación y la implementación de una nueva fase en el desarrollo y seguimiento de las actividades realizadas conjuntamente por los Participantes. Además, los Participantes pueden sugerir periódicamente y decidir mutuamente un nuevo enfoque en áreas que deben perseguirse conjuntamente, lo cual está sujeto a la disponibilidad de recursos y las correspondientes autorizaciones. Los Participantes tienen la intención de compartir información, mejores prácticas y experiencia, y ayudarse mutuamente en la implementación exitosa de aquellos programas, operaciones, iniciativas, mecanismos y medidas mutuamente diseñados, de acuerdo con sus respectivas competencias establecidas en las leyes, regulaciones y políticas”.

La firma

El 27 de mayo, el ministro de Gobernación Enrique Antonio Degenhart, firmó un memorando de cooperación con el secretario de Seguridad de Estados Unidos, Kevin McAleenan. En dicho memorando, ambos países se comprometieron a compartir información y mejorar la seguridad fronteriza y detener el flujo de inmigrantes ilegales que se desplaza en dirección norte, desde Centroamérica hacia Estados Unidos. 

Estados Unidos por medio de un comunicado dijo que “considera positivo este acuerdo, firmado durante la visita realizada a Guatemala por el secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional, Kevin McAleenan.  También ve con beneplácito la creciente disposición demostrada por Guatemala a abordar estas cuestiones de manera coordinada, como resultado de las continuas gestiones diplomáticas estadounidenses.  En el marco de este Memorando de Cooperación, el Departamento de Seguridad Nacional brindará formación y desarrollo de capacidades a oficiales del gobierno de Guatemala, a fin de que estén mejor preparados para controlar sus fronteras, y puntos clave en las rutas migratorias y de tráfico de personas”.

Gracias a esta iniciativa los dos gobiernos refuerzan la cooperación en seguridad fronteriza; capacitación; acciones conjuntas para contrarrestar el flujo ilegal de personas, drogas y dinero.