Jimena Sánchez
Jimena Sánchez
Sobre el autor:

Miles de manifestantes tailandeses manifestaron en Bangkok el sábado a favor de la democracia desafiando el decreto de emergencia que prohíbe las reuniones. Los protestantes salen por tercer día consecutivo para exigir la renuncia del primer ministro y reformas democráticas.

La policía ha usado cañones de agua contra los manifestantes pacíficos. "Estoy preocupada por mi seguridad, pero si no salgo, no tengo futuro", dijo una estudiante que participó en las manifestaciones.

Según información de abogados tailandeses, al menos 65 manifestantes han sido arrestados desde el martes, mientras las autoridades intensifican la represión de meses de disturbios que se acumulaban lentamente.

No renunciará a pesar de las protestas

El Primer Ministro de Tailandia, Prayut Chan-ocha, rechazó renunciar pese al aumento de las presiones por las multitudinarias protestas. El mandatario, quien habló frente a los medios por primera vez desde la declaración del estado de emergencia, aseguró que los manifestantes detenidos, entre ellos varios líderes, tampoco serán liberados. “La declaración del estado de emergencia sirve para hacer el país más seguro y pacífico y que nadie salga dañado. De ahora en adelante quiero pedir a todos que no infrinjan la ley”, afirmó Prayut,