Luis Figueroa
Luis Figueroa
Sobre el autor:
Autor de la bitácora Carpe Diem, en luisfi61.com. Fue miembro del consejo editorial del semanario The Siglo News y director del semanario Pulso Económico de Siglo Veintiuno. Fue columnista en globalpolitician.com y fue columnista invitado en foxnews.com durante la crisis del 11-S. Es profesor de Filosofía Social, de Oratoria Forense y de Improvisación.

Chinautla en 1897, por Alberto G. Valdeavellano, dominio público, vía Wikimedia Commons.

¿Así, o más absurdo?

Supuestamente los gastos del monumento van a correr a cargo de la Municipalidad; pero tú sabes mejor que eso.  Los gastos los pagan los tributarios; y el dinero que saldrá de los bolsillos de la gente, a costa del ahorro y para el citado monumento, no se usará en obras digamos que de mayor urgencia, o de mayor necesidad.

No que sea innecesario combatir la corrupción; pero si esa lacra no se combate desde sus raíces y orígenes…¿en serio con un monumento?

¿Te diste cuenta que el monumento no será a costa de los culpables de corrupción, sino de los tributarios todos?

Con dinero de los tributarios, y no de los convictos, la Municipalidad también tendrá que elaborar un documental escrito o audiovisual para que se difunda en medios de comunicación del lugar, para que la comunidad se entere de los compromisos adquiridos por los sentenciados, específicamente no cometer delitos de corrupción e impunidad. ¿Cuánto le va a costar eso a la gente ya de por sí empobrecida por el encierro forzado?

Abajo comparto cuatro vídeos sobre corrupción, mismos que pueden ayudarnos a comprender mejor aquel fenómeno: