Redacción
Sobre el autor:
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El observatorio de Interferometría Láser de Ondas Gravitacionales de Estados Unidos (Ligo, por sus siglas en inglés), y Virgo Collaboration de Italia, anunciaron el descubrimiento de la onda binaria gravitacional representada en la señal GW190521, considerada como la más potente que se ha observado hasta la fecha, producida por la colisión de dos agujeros negros.

Ligo manifestó, mediante una nota de prensa científica, que los agujeros negros están conformados por masas de aproximadamente 85 y 66 masas solares, lo que habría dado con la formación de un agujero negro remanente de masa intermedia de 142 masas solares.

Fusión

El GW190521 fue detectado el 21 de mayo de 2019, con una señal de 60 herzios que duró una décima de segundo. Para los científicos de ambos laboratorios fue el resultado de la fusión de un agujero negro de 85 masas solares y otro de 66, el cual tuvo lugar a unos 17.000 millones de años luz.

Para la meteoróloga y doctora en Físicas de España, Mar Gómez, la formación del mencionado agujero negro no había ocurrido desde hace más de 7.000 millones de años, creando ondas gravitacionales.

Clasificación

“Los agujeros negros suelen clasificarse en dos grupos, los que provienen de la muerte de estrellas muy masivas (con decenas de veces la masa del Sol), y los agujeros negros supermasivos (con cientos de miles o millones de veces su masa) como el que tenemos en el centro de nuestra galaxia”, comentó Gómez en su cuenta de Twitter.

En ese sentido la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA), ha clasificado las regiones en el espacio estelar en "masivos", que son de 10 a 24 veces la masa del sol, y "supermasivos", que son de miles de millones de veces la masa del sol.

 

Con información de Telesur

 

Más noticias: