La Ministra de Salud, Dra. Amelia Flores, realizó una denuncia en el Ministerio Público relacionada a irregularidades en la adquisición de pruebas COVID-19 por diferentes unidades ejecutoras en los hospitales de Chimaltenango, Huehuetenango y Zacapa.

El valor aproximado de estas adquisiciones oscila en aproximadamente 7 millones 350 mil quetzales y se podría haber gestado durante el estado de calamidad.

Derivado de esta denuncia el Fiscal Stuardo Campo indicó que la Fiscalía Contra la Corrupción realizó diligencias en el Hospital Nacional de Chimaltenango y Dirección de Área de Salud de Huehuetenango. Campo indicó que en este momento están en etapa preliminar y la Fiscalía ya hizo las diligencias primarias; se documentaron las pruebas, se cuantificó el inventario, se solicitaron informes circunstanciados.

El Fiscal también agregó que ya existen algunas pericias realizadas por el laboratorio nacional. “De acuerdo con los alcances de la investigación se establecerá si se dará un abordaje integral desde la Fiscalía contra la Corrupción o con el apoyo de otra Fiscalía”, expresó Campo.