Un grupo de científicos que estudian los tiburones frente a las costas de Nueva Zelanda descubrieron tres especies de aguas profundas que brillan en la oscuridad, incluida una que ahora es considerado como el vertebrado luminoso más grande del mundo.

La bioluminiscencia, la producción de luz visible a través de una reacción química de los organismos vivos, es un fenómeno generalizado entre la vida marina, pero esta es la primera vez que se documenta y analiza en el tiburón cometa, el tiburón linterna de vientre negro y el tiburón linterna del sur.

Los investigadores, de la Université Catholique de Louvain en Bélgica y el Instituto Nacional de Investigación del Agua y Atmosférica en Nueva Zelanda, dijeron que los hallazgos tuvieron repercusiones para nuestra comprensión de la vida en las profundidades marinas; uno de los ecosistemas menos estudiados del planeta.

Todos los tiburones viven en lo que se conoce como la zona mesopelágica o “crepuscular” del océano, entre 200 y 1000 metros de profundidad, más allá de la cual no penetra la luz solar. Vistos desde abajo, los tiburones aparecen a contraluz contra la brillante superficie del agua, dejándolos expuestos a posibles depredadores sin ningún lugar donde esconderse.

Los investigadores sugieren que el vientre brillante de estas tres especies puede ayudar a camuflarlas de cualquier amenaza que pueda atacar desde abajo.