El príncipe Felipe se recupera en casa después de pasar cuatro semanas en el hospital, luego de presentar algunas molestias.

El duque de Edimburgo, de 99 años, regresó al castillo de Windsor para reunirse con su esposa, la  Reina Isabel. Según lo informado está “de buen humor”.

Un portavoz del palacio dijo: “El duque de Edimburgo ha sido dado de alta hoy del Hospital King Edward VII y ha regresado al Castillo de Windsor, luego de recibir tratamiento por una infección y un procedimiento exitoso”.

“Su Alteza Real desea agradecer a todo el personal médico que lo atendió”, agregó.

Su llegada al castillo será un gran apoyo para la Reina, quien ha estado en el ojo de la polémica luego de las declaraciones de Harry y Meghan en una entrevista a Oprah Winfrey.

Las consecuencias de la entrevista todavía se sienten en todo el palacio, y los conocedores dicen que la reina habría encontrado algunos de los días en que hizo frente a las acusaciones en curso como “solitarios”.