Covid-19: Las vacunas Pfizer, AstraZeneca y Sputnik V son más eficaces que la Sinopharm

Francisco Rivas
11/09/2021

Los resultados de un estudio oficial bahreiní sobre cuatro tipos de vacunas contra el COVID-19 revelaron que las vacunas de Pfizer, Sputnik V y AstraZeneca eran varias veces mejores para hacer frente al virus que la vacuna china Sinopharm.

Según el estudio, que incluía los datos de más de un millón de personas, la vacuna Sinopharm desarrollada por China era menos adecuada para los mayores de 50 años, pero en general reducía la tasa de mortalidad a una cuarta parte en comparación con los que no recibían ninguna dosis de vacuna.

El equipo bahreiní encargado de hacer frente al coronavirus -el Grupo Nacional de Trabajo para Combatir el Coronavirus- es el autor del estudio, publicado en línea el mes pasado en forma de preimpresión antes de la revisión por pares.

El estudio se basó en los resultados de las personas vacunadas en Bahréin entre el 9 de diciembre de 2020 y el 17 de julio de 2021, es decir, unas 1.003.960 personas, como parte de la campaña de vacunación del reino del Golfo. Bahréin utilizó cuatro tipos de vacunas para su campaña, que no incluyó Moderna ni Sinovac, que ha inoculado a alrededor del 91% de la población elegible.

El estudio también utilizó los datos de 245.876 personas que no fueron vacunadas, incluidos los viajeros, y los que estuvieron en contacto con personas infectadas por el coronavirus.

Según el estudio, en julio de 2021, alrededor del 56,6% de las personas vacunadas recibieron la vacuna de Sinopharm, recibiendo posteriormente refuerzos de la vacuna de Pfizer; mientras que el 18,4% se vacunó con la vacuna rusa Sputnik, el 16,8% con la de Pfizer y el 7,3% con la de AstraZeneca.

El estudio mostró que alrededor del 82,2% de las 10.447 personas hospitalizadas con casos de coronavirus en Bahréin no estaban vacunadas, mientras que el resto de los pacientes hospitalizados incluía un 16,1% que recibió la vacuna Sinofarm, un 0,7% que recibió la vacuna Sputnik, un 0,43% que recibió la vacuna AstraZeneca y un 0,38% que recibió la vacuna Pfizer.

De las 1.451 personas que requirieron tratamiento en la unidad de cuidados intensivos, el 90,2% de ellas, es decir, 1.309, no estaban vacunadas; en comparación con 138 personas que recibieron la vacuna Sinopharm, tres que recibieron la vacuna AstraZeneca y una que recibió la vacuna Pfizer. Ninguno de los que recibieron la vacuna Sputnik fue ingresado en la UCI.

De las 976 personas que murieron a causa del virus, 857, es decir, el 87,8%, no estaban vacunadas; mientras que hubo 112 muertes de los vacunados con Sinopharm, es decir, el 11,5%; tres muertes de cada uno de los que recibieron Sputnik o Pfizer; y una muerte de alguien que recibió la vacuna de AstraZeneca.

La investigación científica se realizó en colaboración con la Universidad de Columbia.

Uno de los autores del estudio, el doctor Manaf AlQahtani, consultor en enfermedades infecciosas y miembro del equipo médico nacional de Bahrein que se ocupa del coronavirus, dijo a los periodistas: “Creemos desde el principio que la vacuna ayuda a frenar la propagación del virus, pero su principal objetivo es reducir las complicaciones en caso de infección y disminuir las muertes u hospitalizaciones”.

“Este estudio contribuye a dar forma a las futuras políticas de adopción de vacunas a nivel mundial, y Bahréin ha dejado una gran huella en la comunidad científica al proporcionar este tipo de datos”, subrayó.

Y añadió: “Hay una diferencia entre la dosis adicional y la dosis de activación, ya que, según los estudios que se realizaron en Bahréin, se administra una dosis adicional a las personas que no generaron suficientes anticuerpos, mientras que la dosis de activación se administra para garantizar que los anticuerpos permanezcan en el cuerpo humano de forma suficiente. Después de un cierto período de tiempo, la proporción de estos anticuerpos en el cuerpo humano disminuye”.

En cuanto a la debilidad de la vacuna de Sinopharm, dijo: “Todas las vacunas fueron ciertamente eficaces, y en porcentajes que difieren de un tipo a otro según su funcionamiento”. Según el estudio, “la tasa de mortalidad entre los que no recibieron ninguna vacuna en comparación con los que recibieron la de Sinopharm se multiplica por 3,8”.

El doctor Rajesh Mundan, médico de urgencias indio que trabaja en Bahréin, dijo a The Media Line sobre la vacuna Sinopharm que “parece que no es lo suficientemente adecuada para las personas mayores de 50 años, debido a su método de fabricación que se basa en métodos tradicionales, y por lo tanto Bahréin necesitó dar una dosis adicional de refuerzo de otra vacuna como la de Pfizer”.

“No se puede decir que la vacuna de Sinopharm fuera un fracaso, pero sí que era menos eficaz y, en general, con una dosis de refuerzo podría ser más adecuada”, añadió. “El panorama empezó a aclararse con el paso del tiempo”.

Comentando el estudio de Bahréin, dijo: “Es un estudio muy preciso. Bahréin cuenta con un sofisticado sistema electrónico que incluye todos los datos con precisión. Por lo tanto, en cuanto se introduce el número de la persona, aparecen todos los datos y se puede sacar provecho de ellos fácilmente, lo que hizo posible el análisis de datos de más de un millón de personas y más fácilmente disponibles”.


De interés…