fbpx

Erdogan visita Alemania y marca sus diferencias con Scholz sobre la guerra en Gaza

por | 18 Nov 2023

Es su primera visita en tres años. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, visitó la capital alemana, Berlín, en medio de la crisis regional en Medio Oriente por el conflicto entre Israel y Hamás, cuyo campo de batalla es la sitiada Franja de Gaza. “En momentos difíciles hacen falta conversaciones directas”, dijo el canciller alemán, Olaf Scholz, previo al encuentro.

Sus posturas en referencia a la incursión israelí en el enclave palestino, que Erdogan califica de “genocidio” y Scholz de “legítima defensa”, no podrían ser más antagónicas. Alemania es un claro aliado de Israel en Europa y enfatiza que el detonante de la escalada fue “la barbarie terrorista de Hamás” y que “no hay lugar para el antisemitismo en Alemania”, mientras que el líder turco apela a la solidaridad entre musulmanes, acusando al Estado israelí de actuar “como una organización terrorista”.

Esto cuando se cumplen 42 días de guerra sobre la Franja de Gaza, que está sumida en una catástrofe humanitaria que empeora a diario. El ministerio de Salud palestino señala que al menos 12.000 palestinos han muerto por los bombardeos israelíes, que iniciaron el 7 de octubre luego de que Hamás llevara a cabo un sorpresivo ataque en Israel, matando a unas 1.200 personas.

“(Israel) está cometiendo terrorismo de Estado en el sentido más verdadero de la palabra, con una brutalidad que bombardea deliberadamente a civiles en la carretera, obligándoles a huir de sus hogares. Y ahora digo claramente, con la conciencia tranquila, que Israel es un Estado terrorista”, dijo Erdogan esta semana frente al Parlamento turco. Scholz apuntó a que esa calificación es “absurda”.

Sin embargo, en su breve visita a Alemania, el mandatario turco rebajó un poco el tono de las críticas, consciente de la postura proisraelí de su anfitrión, y sugirió que Alemania apoya a Israel por un sentimiento de culpa por el Holocausto. “Hablo libremente porque no le debemos nada a Israel”, afirmó durante la conferencia de prensa conjunta antes de las conversaciones a puerta cerrada entre ambos políticos.

 “¿Ha matado Israel a miles de palestinos? Lo ha hecho. ¿Ha destruido hospitales? Sí, lo ha hecho. ¿Ha atacado lugares de culto? Sí. ¿Iglesias? Sí. Como musulmán, eso me perturba, pero como cristiano, ¿no le molestan los tiroteos en esas iglesias? ¿Por qué no se opone a eso? Adopte una postura contra estos actos también”, cuestionó Erdogan.

Por su parte, el líder socialdemócrata alemán no hizo alusiones directas a los comentarios del turco, pero sí se pronunció al respecto, reiterando su apoyo incondicional a Tel Aviv: “No puede seguir dándose el caso de que una organización terrorista que gobierna esta región emprenda este tipo de actividades desde allí una y otra vez con una fuerza militar increíble. Eso debe terminar, y es un objetivo que hay que apoyar”, afirmando nuevamente que Israel “tiene derecho a defenderse”.

A lo que el líder turco respondió apelando a un cese de las hostilidades inmediato: “¿Cómo podemos resolver el problema? Es decir, un alto el fuego humanitario. ¿En qué medida puede contribuir Turquía, puede contribuir Alemania? ¿Y cómo podemos dar estos pasos juntos? Eso es lo importante ahora. ¿Estamos dispuestos a hacerlo o no?”, cuestionó.

Alemania se opone a un alto el fuego, pero aboga por “pausas humanitarias” para la entrega de ayudas y facilitar el desplazamiento forzoso de la población civil palestina. “Es importante hacer todo lo posible para mantener el número de víctimas civiles lo más pequeño posible”, dijo.

Si bien la guerra en Gaza era el telón de fondo y ambos países comparten el temor de una “conflagración” más amplia en la región; el motivo del encuentro giró en el hecho de encontrar puntos en común en materia de migración, comercio y defensa. Temas que afectan a ambas naciones en medio de unas profundas diferencias.

 “Nos une el objetivo de limitar la migración irregular. En 2016, Turquía y la Unión Europea alcanzaron lo que considero un buen acuerdo. Estoy haciendo campaña en la Unión Europea para que se mantenga este acuerdo. Nos beneficia mutuamente. Y también tendremos que hablar de la cuestión de los retornos”, señaló Scholz, en referencia a los acuerdos alcanzados entre Ankara y el bloque europeo durante la mal llamada crisis migratoria de hace siete años.

Ambos políticos hicieron hincapié en las áreas en común, como el acuerdo de los granos entre Rusia y Ucrania. Tanto Berlín como Ankara coinciden en su intención de intentar exportar granos ucranianos a través del Mar Negro.

Otros temas de la breve visita fueron la importancia de sus lazos económicos, pero también en materia militar. El canciller no respondió ante la cuestión de si aprobará la venta de 40 aviones de combate Eurofighter, reclamados por Ankara y en cuya fabricación están implicados Alemania, Reino Unido, Italia y España. El presidente turco señaló que pueden “conseguir cazas en muchos otros lugares”.

Un encuentro que deja patente las marcadas brechas entre ambos socios, obligados a buscar puntos en común, pero que culminó antes de lo esperado. En teoría, Erdogan tendría que haber permanecido un día más en Alemania para, entre otras cosas, asistir a un partido de fútbol amistoso entre los dos países. “Es poco probable que Scholz quisiera verlo con él. En otras ocasiones hubiera sido un lindo gesto”, explicó a Reuters el analista Aydin Yasar.

Via: france 24

De interés…

La economía rusa supera todos los pronósticos

La economía rusa supera todos los pronósticos

Han pasado dos años desde la invasión rusa a gran escala de Ucrania y los economistas están de acuerdo en que la economía rusa no se ha derrumbado. Y eso es lo que muchos predijeron cuando la UE,...