Jimena Sánchez
Jimena Sánchez
Sobre el autor:

La empresa fabricante de pruebas de coronavirus Atila Biosystems INC, con sede en Estados Unidos, emitió un comunicado referente a los 30 mil test que fueron comprados por el Gobierno de Guatemala.

Según la denuncia, las pruebas fueron compradas a la empresa Kron Científica e Industrial Sociedad Anónima, que a su vez dijo que las adquirió de Atila Biosystems INC. Estas pruebas debían ser utilizadas en los hospitales regionales de Zacapa, Huehuetenango y Chimaltenango; el Ministerio de Salud indicó que no cumplían con la calidad ofertada.

Ante esta denuncia la empresa Atila Biosystems compartió un comunicado indicando que la empresa “está conmocionada por haberse enterado del fraude perpetrado contra la gente de Guatemala por un ex socio comercial que supuestamente falsificó las pruebas iAMP de Atila”.

Asimismo indicaron que trabajaron con un número de laboratorios y distribuidores locales para que la prueba iAMP estuviera disponible para la gente de Guatemala. “Kron Cientifica E Industrial fue uno de los socios con los que Atila trabajó para realizar las pruebas COVID-19 disponible en Guatemala”, agregaron. “Comenzamos nuestra relación con ellos el 1 de junio de 2020 y ellos realizaron el primer pedido con el número de lote COVID20200610 para 12 kits de 1200 pruebas disponibles para Guatemala”.

La empresa indicó que el 18 de enero de 2021, fueron contactados por el Gobierno de Guatemala como parte de una investigación de pruebas sospechosas defectuosas con el número de lote COVID20200423 que fue proporcionado bajo la etiqueta de su empresa.

Ante lo ocurrido Atila realizó una investigación interna; Atila ha fijado proveedores de tubos de reactivo, y cada componente del kit empaquetado en un tubo de reactivo en el kit iAMP es codificado con un color particular. “Según la imagen proporcionada por el Gobierno de Guatemala, ni la marca ni el color de los tubos de reactivo en el número de lote COVID20200423 coincide con lo que Atila usó para el auténtico kit iAMP”, expresaron.

“Confirmamos que ninguno de los empleados de Atila proporcionó Kron ningún envío fuera de los pedidos registrados, y consultamos a nuestros socios de distribución locales, y confirmaron que ninguna de las pruebas del lote COVID20200423 fue vendido a Kron para su uso en Guatemala.

Por lo tanto la empresa expresó que concluyeron que el presunto fraude perpetrado fue una fabricación local. “Atila Biosystems trabajará activamente para apoyar al Gobierno de Guatemala a garantizar que se haga justicia. Asimismo, indicaron que nombrarán un representante exclusivo y un punto de contacto para trabajar con las autoridades locales en el futuro.