Redacción
Sobre el autor:
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El COVID-19 está dañando el esperma de los pacientes, incluso semanas después de su recuperación, han concluido los médicos israelíes, lo que hace temer que la enfermedad pueda reducir la fertilidad.

“Los hombres que padecían la enfermedad en su forma leve tenían una calidad de esperma ampliamente normal”, declaró el profesor Dan Aderka, del Centro Médico Sheba, a The Times of Israel. “Pero los que han tenido la enfermedad en su forma moderada o grave a menudo no la tenían, incluso después de la recuperación”.

“Estos hombres tenían una reducción de alrededor del 50% de media del número de espermatozoides por mililitro, del volumen total de la eyaculación y de la motilidad de los espermatozoides”, dijo. Esta cifra refleja las pruebas que se realizaron alrededor de un mes después del diagnóstico.

Aderka, profesor de la Universidad de Tel Aviv, dijo que le preocupa que una minoría de los hombres que se sometieron a COVID-19 pueda tener problemas de fertilidad o incluso “esterilidad permanente”. Sin embargo, dijo que los médicos necesitan controlar el esperma de los pacientes recuperados durante meses para averiguar más, que es lo que él tiene previsto hacer.

 

Sacó sus conclusiones tras realizar lo que se considera el análisis más exhaustivo de los diversos proyectos de investigación realizados en todo el mundo sobre el esperma y el COVID-19, con el fin de evaluar lo que se sabe actualmente. Su análisis aún no ha sido revisado por expertos, pero sí lo han sido los más de 40 estudios a los que ha hecho referencia, que abarcan el esperma de cientos de hombres.

Aderka está empezando a realizar un seguimiento continuo del esperma de algunos pacientes recuperados de Sheba, para evaluar el impacto a largo plazo de la enfermedad en la fertilidad masculina.

Según él, se trata de un estudio de seguimiento de los espermatozoides de algunos pacientes recuperados de Sheba: “Todavía no sabemos si estos efectos son reversibles, pero sí sabemos que otras enfermedades de la familia de los coronavirus, como las paperas y el SARS, han dejado un efecto a largo plazo en la fertilidad de los pacientes masculinos. En el 20% de los pacientes masculinos adultos con paperas se produce esterilidad, pérdida total de la fertilidad, así que sabemos que los virus pueden tener ese impacto”.

 

Su preocupación se basa no sólo en la evaluación de las muestras de esperma, sino en los informes sobre el estado de los testículos de los pacientes fallecidos por COVID-19. “Un estudio chino examinó a pacientes con coronavirus que murieron y encontró daños en los testículos”, dijo, añadiendo que “el daño se concentraba en dos células directamente responsables de la producción de esperma”.

Comentó: “Probablemente haya daños físicos en los testículos en algunos casos, aunque no sabemos en cuántos”.

Señaló que el virus se encuentra en el esperma de algunos pacientes durante y después de la infección, pero dijo que esto no significa que pueda transmitirse sexualmente y afirmó que todas las pruebas sugieren actualmente que no puede hacerlo.

Dijo que la literatura existente sugiere que el virus se encuentra en el esperma del 13% de los pacientes masculinos que tienen la enfermedad, y del 8,6% de los que se están recuperando una o dos semanas después de la enfermedad activa. Un mes después, no hay rastros de ácido ribonucleico (ARN) del coronavirus en el esperma.

A la pregunta de si hay alguna medida que los hombres puedan tomar para proteger su fertilidad durante la pandemia, dijo que el uso de mascarillas puede ayudar, incluso si uno acaba infectándose.

Esto se debe a que la carga viral que entra en el cuerpo tiende a ser menor si las personas están protegidas por una mascarilla, y cuanto menor sea la carga viral, mejores serán las posibilidades del sistema inmunitario de vencer al virus cuando aún está en la fase leve y tiene un impacto mínimo en el esperma.

Según Aderka: “Si se tiene una carga viral pequeña al principio, el sistema inmunitario tiene más posibilidades de superar el virus, por lo que el uso de una mascarilla puede realmente reducir la gravedad, reducir la mortalidad y -también potencialmente, según lo que estamos aprendiendo- reducir la infertilidad”.

 

Con información de Noticias de Israel